Ave del mañana, cáscara de hoy



Con un huevo añejo entre manos que pronto parece romperá,
¿Qué saldrá a la luz...?

- - - - 
 

¡Corre Niño!



¡Corre niño! Corre!
Las pantallas destellan con furia
Sus rayos catódicos te dan caza
Implacables, van por tu cabeza
Tus padres ya han caído
El pecho entumecido te persuade a parar
¡Ignóralo! ¡Corre! aférrate al talismán
Mañana, posarán sus transistores en otras víctimas
Cuando eso suceda
es porque has dejado de correr.



Más residuos de viajes pasados

Vuelvo a toparme con la libreta, le arranqué dos hojitas para subirlas a este blog, en el próximo viaje tendré que reponerlas, dicen que hay que mantener el balance cósmico, si todo se va al tacho no será mi culpa.




El veinte diecisiete arrancó hace rato

Nuevamente este año (en realidad fines del anterior) salió dibujo para el calendario de “Bulonera”, en ésta oportunidad con onda afiche de acción para un año que pinta ser de película, lo digo por el carácter ficcional de la cosa, aunque la propuesta dibujada fue optimista en relación a las películas que posiblemente nos toque ver durante este 2017, donde los géneros terror y comedia musical se perfilan como los preferidos por las megacompañías, con filmes de pocos personajes y cuyos papeles recaerán en el selecto grupo de actores bien pagos de siempre que salen en todas las películas, al resto nos quedará hacer largas colas para los casting de extras, buscando que la gracia y la suerte estén de nuestro lado. Sino, a conformarse con el rol de espectador, eso sí, acompañados por un buen tarro de pochoclos y gaseosa tipo familiar como las costumbres actuales del disfrute dictan.

Buen show!!



arriba: detalle / abajo: completo


El tiempo pasa


Estaba en una típica encrucijada sin sentido, el esfuerzo por encausar al pensamiento hacia una resolución viable era extremo, la presión se disparó por las nubes y las fisuras brotaban cual generación espontánea haciendo evidente la inminencia a divagar, en eso aparecieron ellas, veloces, instantáneas, para salvar el día. Sin abandonar la celeridad cumplieron su cometido con precisión certera y desaparecieron.
Anunciaron en cualquier momento volver.

Mientras la presión otra vez inicia su escalada, las sigo esperando.


Temporada de verano 2017


La llegada del calor nos obliga a exponernos, a andar ligeros de ropas que meses atrás nos supieron cubrir (en el sentido amplio de la palabra). Un frenesí masivo de desnudez se apodera de nuestras voluntades y fanatizados salimos a agitar el estandarte de la frescura, ese bien tan preciado de la época. Por momentos las altas temperaturas deforman el horizonte y vemos fugazmente un paisaje dantesco, reseteamos la vista con una rápida fregada de dedos y desaparece. Todo regresa a la normalidad, nos relajamos y sueltitos nos seguimos dejando ser.


Inspiración, por no decir floja imitación.



Estaba pensando en Carlos y me dejé llevar,
¿habré intentando conectarme con él?
¿habré querido atrapar algo de él?
¿habré querido despedirme con la única forma en que lo conocí?
… no sé...
todavía no sé que quise hacer ni para qué.
solo lo hice.


Algo va a ocurrir...



“Hay un punto en el que no sé, esto se vuelve confuso, irreal, sin orientación, la duda profunda y eterna lo es todo, es la materia primigenia. Se hace imposible salir, por más que lo deseo con fervor no logro obtener un movimiento, estúpido, sin sentido, equivocado, lo que sea, al menos poder moverme para después arrepentirme, nada, no pasa nada, sigue la agonía de esta insoportable quietud que tanto desprecio, ¿será esta la verdadera forma del universo? ¿Su esencia? ¿su cara detrás de las caras?. ¡Maldito!.
Que alguna ilusión me empuje y obligue más no sea a trastabillar.”

Algo así dice Paublo Jones, o parecido según le entendí.




Residuos de un viaje

Va quedando lejos la última vez que anduve por ahí, últimamente mucho hermetismo es lo habitual y todo parece indicar que se prolongará... se puede viajar con la mente, pero claro que no es lo mismo, no es.
En fin... estampo estos dibujitos sacados de la libreta de viajes, dos viajando en un bar, uno viajando a mis pagos y otro pensando en un viaje astral. Cual es cual se lo dejo a usted visitante de este blog.

Con permiso, me voy a seguir en el mismo lugar.